martes, 20 de enero de 2015

Todavía no te he contado que... "No nací para ser scout"





Recuerdo aquel verano como si fuera el último.

Mis padres habían decidido que su intrépida hija sería muy feliz descubriendo nuevos horizontes, forjando nuevas amistades. 

Santander parecía el destino perfecto para subirme a un autobús cargadito de niños que como yo, soñaban con aquel primer campamento como el que va a Eurodisney.

Era de noche. Supongo que entre el madrugón pertinente y que desde pequeña he tenido el súper poder de quedarme dormida encima de las alcantarillas, el viaje que duró siglos, se pasó en un suspiro.

Mi compañera de al lado, fue la primera "pija" que apareció en mi vida, sin yo saberlo. Llevaba una mini maletita rosa como equipaje de mano. En ella, toda sus pertenencias: chuches, dinero, diademas, joyas de plástico... Lo que cualquier "dama de la capital" puede necesitar más allá de las fronteras de su palacio. En la cara, unas gafas que bajaban por los mofletes y un cierto aire de superioridad que a mí me provocaba una tremenda ternura. Sabía que ella sería la "pardilla" del club por lo que ya no tenía que preocuprame de ocupar yo su puesto.

Llegamos al albergue.

Con las piernecillas entumecidas bajamos uno a uno del autobús. Bastaron 5 segundos para que un perro que parecía estar a la espera arrancara con sus fauces la maleta de tesoros de mi pequeña partner.

La miré, me miró. Las gafas parecían aún más grandes. Toda su vida corría montaña arriba llena de babas perrunas sin que pudiéramos hacer nada para evitarlo. 

Sin acreditación alguna, para su desdicha, a ver quién demostraba su alto linaje. 

Sin acreditación alguna, para la mía, a ver quién demostraba ahora que era más toli que yo. 

Pequeña pija lloró hasta decir basta. Secó sus mocos con la manga y atusándose una melena que se habría transformado en maraña, decidió que aquel sería el primer día de su nueva vida. Para mi desdicha, again.



*****


Equipo reunido para conocer a los monitores.

Con 10 años, la palabra "monitor" es como "Bradley Cooper" a los 30.

Pero no.

Más tiesas que un palo esforzándonos por parecer más altas, más listas y más guapas, descubrimos con sorpresa que nuestro mentor durante los próximos 15 días se llama: MARCIANO. Creo que con eso os lo digo todo.

Aún así lo recuerdo como una auténtica pelea de gatas. "Marciano qué majo eres. Marciano tengo una pupa. Marciano quiero ser tu prefe". Esas pequeñas cosas que la vida se esfuerza por adelantarte cuando tú aún no sabes ni lo que son las hormonas.

Obviamente, ya sabéis quién NUNCA fue su prefe, JAMÁS. Pequeña Bolena veía en "Marciano" un mozo encantado de conocerse, sabedor de que si la recua de crías superase la mayoría de edad, ni en sus mejores sueños recibiría una frase de atención más allá de: "Marciano, vete a por tabaco". Y es que Marciano era la rana Gustavo en versión summer camp. No-way-José.



*****


Las literas.

Dormir en literas es algo que puede parecer apasionante salvo cuando vienes de una familia numerosa en la que hasta las cunas, venían con escalera.

Sin embargo, para mis féminas compañeras de habitación, nada más y nada menos que 40, la elección de la cama adecuada podía significar claramente un estigma en tu curriculum campamentil MORTAL.

Hostias como panes para quedarse con las de arriba. ¿Pero qué carajo les pasaba a las de abajo para sufrir semejante discriminación?

No tardé mucho en saberlo. 

Aquellos somieres del demonio habían venido directamente del Museo de la Postguerra para enganchar nuestros cuatro pelos de la cabeza en sus hierros oxidados y punzantes a las pobres inconscientes que veníamos de nuevas y OBVIAMENTE no sabíamos el handicap de dormir abajo. Cogí tal fobia a rebanar mi cabellera que pasé los 14 días restantes encogida como un erizo ¡me volví liliputiense!

Sólo me consolaba pensar que las 20 listillas que ya se sabían el truco, habían pasado muchos veranos entre aquellas cuatro paredes mientras yo disfrutaba de mi libertad en el pueblito bueno. ¡Ay mi pueblito bueno!

Podía ser peor. Y lo fue.

Nada como ser "súper amiguis" para decidir que no sólo era suficiente coger camas contiguas, sino que encima había que JUNTARLAS. Y tú con tu cara de seta porque mientras ELLAS se juntaban, obligatoriamente a ti te pegaban contra otra toli como tú a la que le correspondía litera de abajo.

Aún siento su aliento en la nuca. Al menos eso me relajaba para conciliar el sueño y no pensar en su TREMENDO-OLOR-DE PIES-EVER. Eso eran "chetos" y no los pelotazos de bolsa!



*****

Norit, el borreguito.

Cómo te gustan las cosas de mayores cuando son tan inaccesibles.

El pequeño bote de jabón para lavar a mano que me había preparado mi madre olía a gloria bendita. Estaba deseando quitarme unas bragas para lavarlas primorosamente con aquel detergente de olor cautivador. Y así lo hice.

Me sentía como una auténtica single triunfadora de la vida que ya podía valerse por sí sola cuando... "¿y ahora dónde las cuelgo para que sequen?" (icono de gota en la frente).

Sólo se me ocurría engancharlas en los hierros del somier de arriba pero había tantos pelos colgando de otras pobres ineptas que habían dejado allí su legado, verano tras verano, que decidí meterlas en la maleta. Mojadas. AJÁ.

El olor a humedad mató a Norit el borreguito. Al cabo de tres días era algo así como Norberto, el carnero macho.


*****


Llegaron las de la limpieza.

Y tú te piensas que son como tu madre: te van a ayudar a que te sientas cómoda, decirte dónde colgar tu ropa interior mojada, hacerte la cama de vicio para que no notes ni las pelotillas de las mantas... ¡otro nivel Mari!

Pero no.

Casiopea y su equipo se limitaron a barrer los 100 m2 de nuestra habitación, todas en la misma dirección, fijando un punto concreto, justo en el medio. Y entonces crearon la primera pirámide de BRAGAS mundialmente conocida que entró en el Libro Guinnes de los récords. Os juro que si no había 200, no había ninguna.

Que mis compañeras eras guarras, ya me lo venía yo oliendo... ¿pero tanto?

Es más, una a una se acercaron a la montaña como si de la sección de "objetos perdidos" se tratara a recoger sus pertenencias. Distingue tú una braga blanca entre un millón. ¿Cómo cojones leches lo hacían? ¿Identificando el olor a zurraspa?

Ni con un palo. 

Creo que me desmayé.


*****


El salvaslip.

Ahora que lo pienso, estaba yo como para perder bragas.

Tenía 12 contadas de las cuales 5 estaban sin estrenar. Ajuar de campamento, ya tu sabeh.

Como las cuentas no salían y a la Reina Madre le debió parecer mucho dispendio que la niña fuera con 15 bragas como Dios manda, me enredó con sus malas artes y un "objeto de deseo" muy superior al borrego de Norit: el salvaslip.

Aquello sí era un premio a mi trayectoria profesional. 

Sabía que cuando fuera mayor formarían parte junto con las compresas y tampones, de esa rutina de ADOLESCENTE de las revistas que tanto soñaba. Tener 3 salvaslips en mi poder era un galón en la pechera. Ya era casi una teenager y era imposible esperar al día 13 para sentirme tan poderosa. Pídele peras al olmo...

Las instrucciones habían sido muy precisas:

- "Sólo tienes que quitar la tira de plástico y pegarlo. Ya está, así de simple".

Obviamente no me hizo una demostración en vivo. Si no estábamos para malgastar en bragas, ¡como para hacerlo en salvaslips!

Aguanté hasta el tercer día para esconderme en el baño y disfrutar del placer de sentirme TAN MAYOR.

Quité el plástico. Y me lo pegué.

Parecía que no podía existir error de cálculo posible salvo que a mi querida madre se le había olvidado el PEQUEÑÍSIMO DETALLE de decirme que se pegaba en la braguita y no en las partes nobles directamente. Con premeditación. Y alevosía.

Recuerdo hacer hincapié para que quedara bien pegadito. No quería que se moviera ni un centímetro que delatara que era toda una novata. Me faltó hacer vaho sobre el adhesivo para que el pegamento se adhiriese con la fuerza de los mares. YO.

Estaba lista para entrar al salón de actos donde recibiríamos una larga charla sobre compañerismo, amistad, y blablabla todo ese tipo de cosas que a mí, como MUJER recién estrenada me quedaban pequeñas.

Me puse de pie y noté un crujido estremecedor en la entrepierna. Un dolor indescriptible. Los 4 pelos incipientes que debía tener yo por aquella época se debatían entre la vida y la muerte arrancados sin piedad por aquel invento del demonio. Un reguero de sudor frío bajó por mi espalda hasta la rabadilla.

¡OH MY GOD qué coño es esto!?? (seguro que no lo pensé con la palabra "coño", posiblemente sería "chichi", presumiblemente sería MÁMA-QUÉ-DIABLO-ME-HAS-HECHO!!!??).

Intenté despegarlo. Decidí que aunque tuviera que morir con aquello pegado prefería comerme uno a uno los pelos del somier de arriba que seguir tirando. Decidí llegar al salón de actos gateando. Yo, la CLEOPATRA de aquel summer camp del infierno.

Ni cenar pude. No por falta de apetito sino porque cuando quise llegar a cuatro patas, allí no quedaban ni las migas de Marciano.

No recuerdo el momento en que aquello se despegó de una vez por todas. No apostaría una mano a que hubiera acabado en la enfermería suplicando una epidural antes del tirón final...

Desde aquel día, el único recuerdo que tengo es el de llegar puntualmente a mi hora asignada al despacho donde los padres llamaban a sus hijos. Un día tras otro, en cuanto el director me veía llegar, sacaba un rollo de papel higiénico porque no era capaz de articular palabra sin que el drama-de-mi-vida brotara de mis ojos en forma de llanto desconsolado.

Los dos sabíamos que aquello, no era para mí. Antes muerta que scout.



Han pasado muchos años pero aún sufro las consecuencias de aquel fatídico verano. Desde entonces el cajón de mi ropa interior sufre una especie de síndrome de diógenes. Acumulo y acumulo sin discriminar nada por color, talla o nacionalidad.

Y es que si algo tengo claro, es que no hay mejor lección, en la vida de una pequeña mujer prematura, que la que yo me grabé a fuego y sueño incluso con tatuarme:


Hagas lo que hagas, ponte bragas.





*(dedicado a mi hermana pequeña que sigue llorando de la risa una vez más cuando escucha esta historia. Maldita perrina seas :)



 photo picasioncom_987293ce59eed693a2e8f051eb5e1848.gif

   

29 comentarios:

  1. Norberto!!? 😂😂😂😂😂 Por favor, casi me muero de la risa....jajajajaja!

    ResponderEliminar
  2. ¡Me habéis hecho llorar de la risa! A mí nunca me mandaron a ningún campamento y siempre maldije mi suerte por ello...ahora veo la que seguramente me habría esperado y entiendo a mi madre cuando me decía "Si te mando a un sitio de esos tú, conociéndote, te mueres" :DDD

    ResponderEliminar
  3. Ay las historias de campamento... Yo también recuerdo como si fuera ayer el autobús, las literas, las malas perras de las compañeras... Curiosamente también fui a Santander, y curiosamente también me marcó. Me pegaron chicles en el pelo entre otras cosas, y también necesitaba un rollo de papel cada vez que hablaba con el hogar. A puntito estuvieron de ir a buscarme fíjate, y es que yo tampoco estoy hecha para ser scout!

    ResponderEliminar
  4. Me muero de la risa!!! Nena, tienes que escribir esto y hacer un monologo, en serio es buenísimo!!! se me caen las lagrimas de la risa!!!!

    ResponderEliminar
  5. Ay madreee como me he reído!!!! la historia ha sido muy muy buena pero lo del salvaslip ya me ha matado..... Cómo me habéis alegrado la mañana!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Levantarme en plan zombie...ponerme un té con leche...abrir el mail y leer este post, y llorar de la risa! Así he comenzado el día!! Así que gracias!! No os habéis planteado escribir un libro?? Jejeje
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  7. Ayyy lo q me he reido !!!!
    A mi me mandaron con 7 años al primer campamento y al tercer dia tuvieron q venir a por mi. No paraba de llorar. El siguiente fue con 12, iba con mis amigas del alma y me lo pase pipa!!
    Besitoss

    ResponderEliminar
  8. Olé olé eso es humor!! En mi campamento no problem, dormíamos en el suelo, no había señoras limpieza y estuve una semana sin hacer aguas mayores porque había que cavar un agujero con azada en pleno monte... Arreglao! No os digo como corrí cuando un día vi un camping con baño!!!?

    ResponderEliminar
  9. Acabo de aterrizar aquí a través de Walewska, me he reído más leyendo esto que en todo lo que llevamos de año XD

    ResponderEliminar
  10. Me postro a tus pies. Impresionante documento

    ResponderEliminar
  11. Descojonada es poco 😂😂😂😂 esos campamentos cuantas historias nos han dado, y que me dices de las cartas que se intercambian luego tus amigas guays?? Como ves yo tampoco nací para scout jajajaja

    ResponderEliminar
  12. Jajajajaj, las anécdotas q se recuerdan estoy convencida que las agrandamos o empequeñecemos pero desde luego siempre se quedan ahí

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja mi primer campamento fue duro duro: campo, letrinas, hazadón, leña, agotadorrrrr
    Lo pasé fatal:......... Y repetí 11 años pasándomelo pipa!
    Me quitó toda la tomtería desde niña y me curtió de por vida!

    ResponderEliminar
  14. Oh Dios! Cómo recuerdo los malditos campamentos de verano, y eso que sólo fui a dos! donde estuviera el pueblo, que se quite Disneyland!

    ResponderEliminar
  15. Me muero de la risa, que bueno!!!!

    ResponderEliminar
  16. Jajajajajajaja. ¡Me parto de la risa! Se lo he tenido que leer a mi madre, y aquí las dos riéndonos sin parar.

    ResponderEliminar
  17. Jajajaja, como para no llorar de la risa.... Es genial! Yo no pasé por campamento, pero no creo que me hubiese gustado mucho...

    ResponderEliminar
  18. Jajajaja madre mia me ha costado no echarme a reir como loca, ya que no son horas!! Jajajaja lloro y todo!!

    ResponderEliminar
  19. Anónimo7:00:00

    ¡¡Pobre!! Q duro es hacerse mayor jajaja. Un besazo. Mil gracias x compartir "intimidades" taaaaan divertidas. Susana C

    ResponderEliminar
  20. Anónimo10:06:00

    Jajajajajaja yo vería el monólogo si te decides ha hacerlo Jajajaj sin embargo no puedo evitar sacar el orgullo scout que llevo dentro y decir que lo que describes no se parece demasiado a un campamento scout... Más bien una colonias. Y lo digo tras 15 años siéndolo y los 3 últimos como monitor ;p
    P.D. Y ya que me animo a comentar a ver si cae dentro de poco un antes y un después de una reforma!

    ResponderEliminar
  21. Madre miaaa. Las lagrimas me impedian comentar. Que risa por favor. Casi me caigo al suelo jajajajjaja.

    ResponderEliminar
  22. jajajajajajajajajaja como me estoy riendo!!!! Eres la bomba!!!! Genial!!!! Unica!! Me encanta!!!!!

    ResponderEliminar
  23. Anónimo9:22:00

    Dios mío, me he tenido que encerrar en el despacho para que nadie viera que estoy literalmente llorando de risa. Aunque solo sea por esto, el día d ehoy ha merecido la pena. Para cuando un libro de anécdotas bolenas?

    ResponderEliminar
  24. jajajajaja ay por favor que lloro de la risaaaaaa!!! Aunque menudo trauma, entiendo que se te haya quedado ese lema forever =)))) Bueno, a parte de hacernos reir a carcajadas como siempre (mira que tenéis arte), queremos agradeceros vuestros cariñosos comentarios y vuestras visitas en el blog, instagram y face, para ver el post de hoy. ¡Todo un honor y un lujo teneros como amigas y compañeras de profesión! Para nosotras es muy importante vuestra opinión, así que estamos súper contentas de que os haya gustado!!! Esperamos que la segunda parte tb os guste, que aun queda mucho x ver. Gracias de nuevo bonicas!!! Un beso gordo de las dos

    ResponderEliminar
  25. Anónimo14:40:00

    Echo de menos vuestros post! Actualizar pleaseeeee y ya si es d reformas mejor aun :)

    ResponderEliminar
  26. No he parado de reír... Qué ternura me has levantando con esa inocencia ante lo desconocido, qué valiente nos creíamos!

    ResponderEliminar
  27. Te juro que casi me muero, estoy llorando a lagrima viva de risa, me ha recordado punto por punto lo que vivi yo en un puñetero pueblo y encima volví con una piojada del diez... jaja asi que mi hija se viene a la playa con nosotros si o si, bastante campamento es la vida diaria!
    besos,

    ResponderEliminar
  28. Anónimo13:41:00

    A ti te introdujeron al mundo del salvaslip, pero a mi madre se le ocurrió menterme en la maletita bragas desechables de papel y no veas lo bien que se lo pasaron las guays cuando las descubrieron! :S Ni siquiera sé de donde narices las sacó. Ahora también tengo un cajón de ropa interior increible y es que sí, esas cosas marcan!

    ResponderEliminar

¡Millones de gracias por tu comentario! Nos encanta leeros ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...